Saltar al contenido

Almohadas para bebés

Una almohada para bebé es una pieza para el descanso y confort del recién nacido para que duerma bien. Como padres buscamos la mayor tranquilidad para nuestros hijos, sobre todo, cuando acaban de nacer. En ese sentido tenemos que saber que el uso de este tipo de almohada es imprescindible para las horas de descanso de los más peques.

Mejores almohadas para bebé del 2019

Ver más OFERTAS en Amazon

En la actualidad existen muchos tipos de almohada de bebé que podemos utilizar. Además de sus divertidos diseños y formas, están fabricados en diversos materiales. Las almohadas para bebés le dan el apoyo que necesita en el cuello, espalda y el cuerpo en general. Son realmente cómodas y le ayudan a conseguir un sueño profundo.

Las más recomendadas son las que le permitan al bebé tener mayor estabilidad, más agarre y seguridad a la hora de dormir. Hay desde las más sencillas  y pequeñas para su cabeza hasta piezas que cubren todo su cuerpo para mayor rigidez. También podemos encontrar almohadas de bebé para estar despiertos viendo lo que hace mamá.

Tipos de almohada para bebé

¿Por qué comprar una almohada para bebés?

Según los expertos el uso de una almohada para bebés de la forma tradicional en que los adultos la usamos, no es correcto. Pero lo que sí está recomendado son las almohadas que le aporten al recién nacido comodidad y estabilidad.

En la actualidad los fabricantes de almohadas para bebé han inventado nuevas formas para que los bebes estén cómodos a la hora de descansar. En ese aspecto la almohada para bebé es más segura y refrescante. Los bebés que la usan pueden estar tranquilos viendo lo que hacen sus padres o jugar mientras esperan.

Estos modelos de almohadas sirven para poder alimentarlos mejor facilitando el trabajo de la madre y estar así más cómoda. Lo que no se recomienda es utilizar una almohada convencional para ellos, por eso la almohada bebé tiene todo lo necesario para que el recién nacido descanse y se relaje.

¿Cuándo es bueno usar una almohada bebé?

Una almohada para bebé la podemos usar cuando el recién nacido despierta o queremos que se quede dormido. El soporte que le generan estas almohadas es como si estuvieran en los brazos de mamá. Por otra parte, si la almohada es muy grande no tenemos que dejarlo dormir con ella, solo se usan para su descanso temporal o para cuando se levantan.

La comodidad que ofrece la  almohada les ayuda a los bebés a estar tranquilos y relajados. Mientras los padres realizan una actividad, el bebé puede estar en su almohada observando lo que hacen. Algunas almohadas de bebé le dan más soporte al cuerpo del pequeñín y vienen con dos barras laterales acolchadas para evitar que este se mueva.

Cuando el bebé ya tiene unos cuantos meses, podemos colocarlo sentado y dejarlo jugando con sus juguetes favoritos. Además, muchas de estas almohadas son muy seguras y mantienen muy estable al bebé, pero a la vez ligero para que pueda moverse. La almohada bebé es un accesorio para bebe muy recomendado por los expertos.

¿Qué tipo de almohada para bebé necesitas?

Para saber qué tipo de almohada para bebé necesitas, tenemos que saber la edad del bebé. También es importante poder detectar las necesidades del bebé, para eso es perfecto una consulta con el médico. En caso que el pequeño tenga algún problema de postura, lo ideal es una almohada rígida que le ayude a alinear mejor su cuerpo.

Si el bebé tiende a moverse mucho o rodar por la cama, la almohada perfecta es la que le evita estas situaciones. Puede utilizar una de cuerpo completo con barras laterales acolchadas que lo inmoviliza ligeramente. Lo importante de la almohada es que tenga el soporte adecuado para su cuerpo y su cabeza.

Si la posición habitual del bebé es dormir de lado, también hay almohadas para hacer de esta postura una de las más placenteras. Si lo hace boca arriba, lo ideal es no colocar almohadas, para eso es mejor utilizar soportes laterales.

¿Es bueno que un bebé duerma con almohada?

Los expertos de diferentes instituciones médicas pediatras del mundo no recomiendan que el bebé duerma con almohada. La razón es muy simple: su cabeza es en proporción más pesada y grande que el cuerpo. Al utilizar este accesorio estaríamos elevando más su cabeza (por encima del cuerpo).

Las lesiones que esto traería es una postura incorrecta a la hora de caminar, sentarse o dormir. El bebé debe apoyar su cabeza sobre una zona que esté a nivel de su cuerpo. Además de esto, si el bebé usa una almohada para dormir estaríamos propiciando una muerte súbita en él.

Si el bebé se gira quedaría atrapado en la almohada asfixiándolo y provocando una muerte inmediata. A continuación algunas recomendaciones hechas por La Asociación Española de Pediatría y la Academia Americana de Pediatría:

  • El bebé debe dormir en superficies completamente firmes como las que proporciona un moisés o con una sábana muy bien ajustada
  • No utilice elementos alrededor de la cuna como almohadas, peluches, juguetes suaves, cobertores
  • El área en donde el bebé duerme debe estar completamente libre de obstáculos

¿A qué edad puede dormir un bebé con almohada?

Las recomendaciones que realizan los expertos y prestigiosas instituciones sobre el uso de almohadas en los bebés es que pueden dormir con una a los 2 años de edad. Aunque esto es a gusto del niño, si las quiere o no.

Lo ideal es que no utilice almohadas hasta que tenga más edad, pero la edad aceptada son los dos años. En este tiempo el niño tiene ya hombros más anchos que su cabeza y esta comienza a estar colgada mientras duerme. Si decide usarla el material debe ser el adecuado para ellos.

La almohada, peluche o lo que sea que tenga él bebe tiene que dejarle respirar con normalidad y ser antialérgica, permitir el paso del aire, que se pueda lavar y que sea muy cómoda. Estos datos sirven para comprar una almohada perfecta para nuestros hijos, recordemos que aún son pequeños y necesitan supervisión.

¿Qué almohada es mejor para bebé?

La mejor almohada para un bebé es la que realmente necesita. Todos los casos no son iguales y prima el método de la observación junto a los comentarios de los expertos. Sin embargo, el mercado de almohadas para bebés ofrece grandes y diversas ofertas con diferentes modelos. Pero lo que realmente importa es comprar una que sea útil y sea necesaria.

La edad del bebé influye para conocer que almohada necesita. Si es muy pequeño o recién nacido no compraremos una almohada, pero si algunos soportes que lo mantengan ligeramente estable. También, para quienes padecen de plagiocefalía, la almohada especial para mejorar la postura puede ser una opción.

Por último, debemos destacar es el tamaño de la almohada y que tanto confort genera. Por eso es necesario conocer y evaluar muy bien las condiciones del bebé antes de aventurarnos en el mercado de almohadas.