Saltar al contenido

Almohadas de plumas

Cuando usamos una almohada de plumas la sensación que esta nos genera es única e incomparable. Son un accesorio muy útil y confortable a la hora de dormir y descansar. Se fabrican para ser duraderas y se adaptan con facilidad al cuerpo de cada persona.

Mejores Almohadas de plumas del mercado

Sin importar la posición que tienes para dormir, las plumas no pierden sus propiedades y la almohada queda perfecta. Sin embargo, muchas personas no las consideran como primera opción de compra ya que optan por otros modelos.

De acuerdo a nuestra experiencia, los motivos son los siguientes: Preferencias de cada persona y la escasez de información que existe sobre la almohada de plumas.

¿Son buenas las almohadas de plumas?

La información que gira en torno a la almohada de plumas es muy controversial. La razón es que la competencia en almohadas de diferentes materiales es muy fuerte. En ese sentido, pocos conocen lo que realmente ofrece este tipo de almohada.

Nota: Las plumas al ser un producto obtenido de animales que en algunos casos pueden sufrir cada día es un tipo de producto más descartado.

Si eres una persona que se mueve mucho en la cama mientras duerme, lo que tienes que buscar en el mercado es una almohada flexible que te deje moverte. En ese caso debemos optar por una almohada de plumas.

Todos conocen con lo que se rellenan estas almohadas. Además, son muy buenas para dormir. Ofrecen firmeza, soporte cervical y mucha comodidad, pero algo que pocos toleran es que genera alergias. De acuerdo algunos estudios realizados estas almohadas no son las más practicas del mundo y algunas opiniones al respecto son estas:

  • No son tan fáciles de lavar
  • Generan reacciones alérgicas, sobre todo a quienes no toleran las plumas
  • Son un poco calurosas
  • Al ser tan blandas y ligeras, las almohadas de plumas no generan un soporte firme a la cabeza

Estas opiniones forman parte de las percepciones de las personas, sobre todo cuando usan almohadas sintéticas como látex o viscoelásticas. Es un tema difícil de afrontar para quienes buscan una almohada cómoda a la hora de dormir.

¿Es lo mismo una almohada de pluma y plumón?

Una almohada de plumón es ideal para personas que sufren de asma o son alérgicas, ya que estas no generan malestar a quien la usa. Las alergias a los ácaros son mayores a las del plumón.

Un estudio demostró que las almohadas sintéticas generan más ácaros que las almohadas de plumón o plumas. En una almohada de plumón es más factible acabar con los ácaros una vez limpiemos la almohada después de usarla.

Diferencia entre la almohada de pluma y plumón

Ahora bien, la almohada de plumas quizá a simple vista puede tener diferencias en el relleno con las de plumón. Pero al escuchar una y otra, las personas no distinguen cual tienen que elegir. A continuación, algunas diferencias bien delimitadas entre ambos productos:

  • La almohada de plumón está hecha de materiales completamente naturales. Se extraen del cuello, pecho, barriga y cuerpo general de gansos. En el caso de la almohada de plumas, se extrae de la cola y alas de aves acuáticas.
  • Otra diferencia es la forma de cada una de las almohadas y sus cualidades térmicas. Una ofrece mayor comodidad y soporte que la otra. Nos referimos a la de plumón.
  • No se trata del mismo producto cuando decimos almohada de plumas es muy distinta a la de plumón.
  • El plumón es un material muy ligero, se compone de un núcleo poco perceptible al tacto y casi invisible. Es como una fina capa de seda. La almohada de plumas está compuesta por una canalilla curvo, un poco duro y perceptible al tacto.
  • La almohada de plumas ofrece un buen soporte para cuello y cabeza. Es muy flexible y elástica que se adapta a cualquier postura para dormir. La de plumón es más ligera, tiene la capacidad de poder absorber más humedad, es cómoda y más suave que la de plumas.
  • La almohada de plumón es más cara que la de plumas, ya que no es tan fácil de conseguir su relleno.

¿Cómo desapelmazar las almohadas de plumas?

Desapelmazar, esponjar o hacer más ligera una almohada de plumas debe hacerse todos los días, o al menos casi todos. Esto permite que su tiempo de vida sea más duradero.

Además, quedan mejor después de usarlas. Todas las almohadas tienen que pasar por el proceso, excepto las de espuma. Para saber cómo desempalmar estas almohadas tienes dos opciones:

Empujar “esponjar” la almohada a mano

  • Tomamos los extremos de la almohada con ambas manos y la empujamos hacia adentro y hacia afuera. Imagina que estás tocando un acordeón, pero con mayor rapidez y fuerza.
  • También podemos golpear la almohada si esta no está muy húmeda. Lo que puedes hacer es golpear sus extremos con los puños. Este paso es muy simple de hacer ya que las plumas son muy ligeras
  • Después de esto, podemos darle una forma más acorde a la estética de la cama para que sobresalga más, o para que pueda entrar en la funda. Cuando esponjas una almohada de plumas, la hacemos más vistosa y elegante. También las volvemos más cómodas de usar y ayudan a mejorar el sueño.
  • Si no eres alérgico a ellas, puedes desempalmar la almohada. A pesar de ser poco común, debes evitar hacer este paso si sufres de alguna alergia a las plumas.

Secar la almohada para desapelmazar

  • Mete la almohada en una secadora con dos pelotas de tenis. Esto lo tienes que hacer una vez al mes. Puedes colocar las pelotas sueltas o dentro de unas medias.
  • Este método se recomienda hacer cuando no se logró esponjar con las manos.
  • También puedes dejar la almohada al sol, ayudándola a perder la humedad y recuperar el volumen deseado. Puedes dejarlas al sol durante unas 4 o 5 horas.

Es importante realizar estos pasos para poder desapelmazar la almohada de plumas. Si no lo haces con regularidad, la estarías condenando ya que perdería sus propiedades en poco tiempo.

Lo ideal es hacerlo una vez al mes o a la semana. Esto te ayuda a mejorar la circulación del aire a través de la almohada evitando así que se desinflen. Recuerda lavar las fundas de la almohada una vez por semana.

¿Cómo lavar las almohadas de plumas?

Lavar una almohada de plumas es posible sin temer estropearla. Para mantener su frescura, comodidad y confort es obligatorio lavarla una vez al año para que estas duren más tiempo. Cuando las lavamos matamos todo tipo de bacterias y ácaros que se hospedan en ella.

Además, al usar la almohada de plumas, podemos ensuciarla de sudor, suciedad, aceites y polvo. A continuación, te mostraremos todo el proceso completo de lavado, secado y mantenimiento para acabar con el olor, moho y color amarillento de la almohada. Síguelos y aumenta el tiempo de vida de tu almohada de plumas.

Lavar la almohada de plumas

  • Retira la funda que protege la almohada para lavarla aparte. Si tienen una segunda capa de protección con cierre mágico, quita esta también.
  • Revisa la almohada antes de introducirla a la lavadora para detectar si están rasgadas o tiene alguna abertura. Si es así, deberás coser esta parte.
  • Agrega un par de almohadas más o un poco de peso para que la lavadora se mantenga estable. Puedes hacer presión en caso de entrar con facilidad. Si no tienes lavadora frontal, lo mejor es ir a una lavandería.
  • Puedes colocar el detergente de tu preferencia para lavarla, pero es recomendable usar uno líquido ya que el jabón en polvo tiende a dejar residuos que se acumularían en la almohada.
  • No es recomendable usar tanto enjuague ya que la almohada de plumas es muy voluminosa y tendrías que usar más agua para retirar el jabón.
  • El ciclo de la lavadora debe ser suave o de ropa delicada. Lo ideal es usar agua caliente para matar los ácaros y bacterias, pero la contraparte es que podría dañar las plumas. En ese sentido, usa agua tibia
  • Quizás necesites un ciclo extra de enjuague y centrifugado por el tema de los residuos de jabón que pudieren haber quedado.

Secar la almohada de plumas

  • Toma dos toallas y envuelve la almohada en ellas. Ejerce un poco de presión para absorber el agua que haya quedado en esta. Por nada del mundo la estrujes o retuerzas.
  • Luego puedes colocarla en la secadora en un ciclo muy suave o delicado. Si usas una temperatura más baja de secado, harás que la almohada se seque más rápido.
  • Si deseas proteger más la almohada, puedes hacerlo con ciclos cortos a temperatura frío o solo aire tardará más en secarse, pero asegura más la integridad de la almohada.
  • Entre cada ciclo es recordable esponjar la almohada. La mejor manera es sacarla de la secadora y golpearla entre ciclos. Con esto, logramos desapelmazar las plumas que se aglomeran.
  • También puedes incluir en la secadora algunas bolas de secado para mantener la almohada esponjosa. Si no cuentas con estas, puedes improvisar con dos pelotas de tenis envueltas en medias.
  • Si no tienes las pelotas de tenis, introduce toallas para ayudar a secar mejor la almohada.
  • Si añadiste las bolas de secado, las pelotas de tenis o las toallas, al retirarla es bueno volver a esponjar.
  • No uses las almohadas si aún están húmedas. Colócale su funda limpia y lista.

Tratamiento contra el moho, el olor y el color amarillento en la almohada de plumas

  • Puedes añadir una taza de peróxido de hidrógeno o un equivalente como el vinagre (media taza). Con esto podemos blanquear la almohada que se torna amarillenta. Para hacerlo, metemos en la lavadora en un ciclo de remojo y vertemos el peróxido o el vinagre. Al terminar este ciclo hacemos el lavado.
  • También lo podemos intentar con bicarbonato de sodio. Usamos media taza en la lavadora con el detergente y quitaremos las manchas difíciles.
  • Con vino blanco eliminamos el moho y los hongos que pudiera tener la almohada. Lo añadimos en la lavadora con el detergente.
  • Para darle un buen olor o uno que te agrade más, agrega gotas de esencia a la almohada durante el ciclo de lavado junto al detergente.
  • Se recomienda mucho utilizar protector de almohada. Con esta funda logramos evitar que se ensucie con rapidez o que reciba un daño mayor.

Estas son las recomendaciones y tips que puedes hacer a la hora de mantener limpia tu almohada de plumas. Recuerda que son piezas muy delicadas y requieren de todo un proceso para evitar que se dañen y duren por más tiempo.

Una almohada de plumas para viajes

Muchas personas han recurrido a viajar con su propia almohada cuando viajan a cualquier destino. El viajero de negocios, de placer; en avión, tren o carretera. Todos ya se han acostumbrado a hacerlo. Esto es porque no encuentran comodidad o no consiguen conciliar el sueño si no es con su almohada.

Una almohada de pluma se puede llevar a cualquier destino y utilizar sin problema. Esta se puede llevar para viajes en avión o carretera, pero tienes que tener en cuenta varias cosas:

  • Debes protegerla muy bien cuando viajes ya que cualquier cabo suelto podría dañarla dentro del equipaje
  • Considerando el maltrato que sufren las maletas en las aerolíneas, envuélvela muy bien antes de guardarla
  • Si viajas en coche puedes llevarla contigo en el asiento, pero cuídala mucho ya que podría estropearse.
  • Al llegar a tu destino tienes que sacarla con cuidado para poder esponjarla. Los métodos ya los conoces, pero puedes intentar golpearla varias veces o utilizarla como acordeón.
  • Lleva sus fundas y protectores. Por nada del mundo las olvides!!!
  • Lo ideal es llevarlas limpias para un mejor descanso
  • Puedes informar en el hotel que llevas tu propia almohada para evitar inconvenientes a la hora de descansar, o que el servicio del lugar se la lleve a lavar o cambiarla

Cómo ves es todo un proceso el mantener la almohada de plumas en perfecto estado. Pero es necesario hacerlo si quieres tener más tiempo tu almohada de plumas. Recuerda, es una pieza muy delicada y de precio medio por lo que tienes que mantenerla limpia y esponjosa.