Saltar al contenido

Almohadas cervicales

Los problemas en la zona cervical han aumentado durante los últimos años. Y una de las principales causas es el estrés y las malas posturas del día a día. Por eso muchos especialistas recomiendan el uso de una almohada cervical. Ya que ayuda a mejorar las posturas para dormir y aliviar los dolores.

Las mejores almohadas cervicales del mercado:

Ver más OFERTAS en Amazon

Las almohadas cervicales tienen grandes ventajas con respecto a las almohadas tradicionales. Una de ellas es que ayudan a reducir malestares relacionados con la columna vertebral, cabeza o cuello. Si estás interesado en el tema y quieres saber más sobre la almohada cervical, te animo a que sigas leyendo.

Tipos de almohadas cervicales

Los tipos de almohada cervical están divididos en función al material que ha sido utilizado en su fabricación. Teniendo en cuenta esto, los tipos de almohadas cervicales son:

Almohada cervical de fibra:

La fibra es un material muy  utilizado en la elaboración de almohadas de todo tipo. Una de ellas son las almohadas cervicales. Una de sus características más conocidas es que facilitan la transpiración y mantienen una buena temperatura.

Almohada cervical de viscoelastica:

Las almohadas cervicales viscoelásticas se adaptan a la estructura del cuello y la cabeza. Es decir, que, en su forma, ambos encajan gracias a su curvatura y a su flexibilidad. Lo que la hace más adaptable a la forma del cuerpo, ayudando a una correcta alineación.

Además, ayuda a mejorar la postura y la movilidad al dormir. Porque gracias a su forma impide los excesivos movimientos. Aunque lo normal es que al principio genere un poco de incomodidad. Pero si puedes adaptarte, seguro que te sentirás mejor. Aunque si no consigues descansar bien hay muchas más opciones para ti.

Almohada cervical de látex:

Otro tipo es la almohada cervical de látex. En cuanto a la movilidad, estas almohadas son un poco más flexibles. Aunque su rigidez es superior a las almohadas viscoelásticas. Lo que dificulta que la cabeza y el cuello se mantengan atrapados para mantener una adecuada postura durante el sueño.

Almohada cervical de plumas:

Las almohadas de pluma, en sí mismas son almohadas muy suaves. Y las almohadas cervicales de pluma no son diferentes. Sin embargo, es ideal para esas posiciones en las que la cabeza y el cuerpo se mantienen naturalmente alineados. Como, por ejemplo, boca arriba.

Aunque estas almohadas pueden no ser tan cómodas para dormir en diferentes posiciones ya que son muy blandas. Generalmente son muy cómodas para dormir boca abajo o boca arriba. Por lo que es ideal para quienes mantienen esas posturas al dormir.

Otros tipos de almohadas cervicales

En cuanto a la forma, también existen diferentes tipos de almohadas cervicales. Están las almohadas de mariposa. También, las almohadas con curvatura para el cuello que son más hondas en el área de la cabeza. Las almohadas de herraduras que rodean el cuello sosteniéndolo y creando una línea, etc.

¿Cuál es la mejor almohada cervical?

La almohada para la cervical tiene una función muy específica: aumentar el apoyo de la columna vertebral. Eso se consigue manteniendo la alineación correcta entre la cabeza, el cuello y la columna vertebral. Con esto se logra reducir la rigidez del cuello debido a las malas posturas al dormir.

Además de eso, mejora la postura de los hombros y en definitiva aumenta la calidad del sueño. Así que en cuanto a cuál es la mejor almohada cervical tenemos claro que es con aquella que logre cumplir ese propósito. Para ello existen en el mercado diferentes modelos y tamaños de almohadas cervicales.

Las almohadas cervicales se ajustan a la altura de los hombros, tamaño del cuello y tu posición para dormir. Por eso si quieres saber qué almohada es mejor para las cervicales probablemente tendrás que tener en cuenta muchas cosas. Pues tienes que encontrar una almohada a tu medida.

Pero para facilitarte un poco el trabajo te daremos las siguientes recomendaciones:

  • Tu postura para dormir es importante a la hora de elegir la almohada adecuada. Porque las almohadas cervicales se adaptan a tu posición para dormir. Así que si duermes de lado, compra y elige una almohada cervical alta. Tan alta como el tamaño de tu hombro. Es decir, la medida del cuello hasta la punta del hombro.
  • En cambio, si duermes boca abajo la almohada ideal para tu cervical es una almohada baja y blanda. Mientras que, si duermes boca arriba, es diferente. En este caso, la almohada cervical tiene que ser tan alta como para mantener el cuello perfectamente alineado con la cabeza.

¿Qué almohada es mejor para las cervicales?

Las almohadas tradicionales, si son usadas correctamente, ayudan a mantener el cuerpo perfectamente alineado. Sin embargo, la mayoría de las personas no utilizan las almohadas que deberían o como deberían. Sobre todo, teniendo en cuenta la posición que tienen mientras duermen.

Por lo general, optamos por comprar, simplemente almohadas suaves, o duras, caras o almohadas cómodas. No tenemos en cuenta si eres alto y duermes de lado o si usas una almohada grande para dormir boca abajo. Son detalles a los que necesitamos prestar especial atención.

La forma que tenemos de utilizar nuestras almohadas a la hora de dormir pueden traer problemas mayores a la larga. Son los que nos pueden generar otros problemas como, por ejemplo, cansancio, problemas para conciliar el sueño, entre otros.

Esto, sumado al estrés diario, a las malas posturas de la rutina, entre otros factores terminan causando daño cervical. Pero para evitar o mejorar estos daños, lo ideal es utilizar la almohada correcta. Si bien es cierto que las almohadas tradicionales son buenas, tal vez debas comenzar a utilizar una almohada especial.

¿Qué almohada es mejor para las cervicales? La respuesta más adecuada probablemente sea: utiliza una almohada cervical u ortopédica. Pero ante cualquier duda consulta un especialista para que conozcas cual te conviene más. Tienes que saber que las almohadas cervicales son especificas para cuidar la columna.

Almohada cervical u ortopédica

Como ya comentamos anteriormente, la almohada cervical u ortopédica busca dar  mayor soporte a la columna. Manteniendo una correcta alineación desde la cabeza hasta la columna vertebral. Todo esto mientras dormimos para generar sueños confortables y óptimos.

Ya que una almohada incorrecta o mal utilizada puede provocar problemas de salud. Y solo con la almohada cervical podrás reducir los problemas que tengas a la hora de descansar. O como mínimo, pueden ser reducidos. Porque han sido especialmente diseñadas para apoyar nuestra zona cervical.

Por eso si tienes problemas de cervical o simplemente quieres cuidarla, la almohada cervical es perfecta para ti. La almohada cervical te ayuda a aliviar y reducir los dolores del cuello. Porque es una almohada ortopédica con la forma perfecta para que el cuello y la cabeza encajen en ella.

Aunque las almohadas cervicales pueden utilizarse en diferentes posiciones, son perfectas para dormir boca arriba. Por lo que en esta posición aporta mayores beneficios. No obstante, existen diversos tipos de almohadas cervicales, por lo que puede adaptarse a tu forma de dormir.

Además de eso, los materiales utilizados para la fabricación de almohadas cervicales son muy diversos. Así que, si te gustan las almohadas suaves de plumas, podrás tener la tuya con esas características. Si las prefieres viscoelásticas o de fibra. O si lo tuyo definitivamente es el látex.

Características de las almohadas cervicales

  • Las almohadas cervicales, en general, tienen una característica particular. Copian la temperatura corporal de quien las use, para que no existan cambios bruscos de temperatura ante cualquier movimiento. Pues para quien tiene algún malestar en la zona cervical, puede resultar doloroso e incómodo.
  • La mayoría de las almohadas cervicales tienen capacidad de recuperación de forma. Por ejemplo, las almohadas viscoelásticas o las de látex. Por lo que puedes utilizar tu almohada cervical sin preocuparte porque sufra deformaciones.
  • Las almohadas cervicales son un producto con una única función. Su objetivo es proteger la columna de las malas posturas al dormir. Y su uso esta exclusivamente recomendado para quien realmente la necesite.

Opiniones de la almohada cervical

Las opiniones de la almohada cervical en general son muy positivas. Aunque muchos modelos y marcas han tenido quejas de usuarios que consideran que no funcionan. No obstante, el uso de las almohadas cervicales se ha hecho cada vez más habitual.

Sobre todo, a la hora de viajar, ya que cada vez más personas han optado por llevar a sus viajes las almohadas con formas de herradura.  ¿Porque? Porque rodean el cuello y permiten una posición más cómoda.

En cuanto al uso común, las malas posturas diarias han causado que las almohadas cervicales estén en nuestras vidas. Por lo que probablemente existan opiniones muy diferentes. Esto es, porque probablemente, la almohada cervical que funciona muy bien para unos, puede que para otros no.

Esto ocurre porque hay muchos modelos en el mercado y todos ellos tienen diferencias. Como, por ejemplo, el tamaño. También hay que tener en cuenta el ancho del cuerpo, y siempre la posición para dormir.

Almohada cervical recomendada para el dolor de cuello y problemas cervicales

Aunque hay almohadas cervicales de muchos tipos, una de las más recomendadas es la almohada cervical de viscoelástica. Principalmente está recomendada por los especialistas, debido a sus características.

Pues debido a su forma, textura y adaptabilidad ofrece comodidad y una correcta alineación del cuello, cabeza y columna. Estas almohadas se adaptan a la forma del cuello, permitiendo que cada zona quede sujetada y protegida. Sin separaciones entre el colchón y el cuello.

No obstante, la almohada cervical está recomendada para el dolor de cuello y problemas cervicales. Aunque probablemente, algunas de ellas en específico, se adapte mejor a la curvatura de tu cuerpo.

¿Pueden mejorar los problemas de cuello?

Es muy normal recomendar las almohadas cervicales para los problemas de cuello y cervical, ten siempre en cuenta que una buena postura es fundamental. Y con las almohadas cervicales se mantiene una correcta postura a la hora de dormir. Permitiendo que el descanso de las vértebras, el cuello y la cabeza, sea el indicado.

Cuando dormimos pasamos muchas horas apoyados o tumbados sobre el cuerpo. Y una almohada cervical nos ayuda a conservar nuestro cuerpo en perfecto orden estructural. Cada pieza en su lugar, disminuyendo así el dolor cervical o la inestabilidad de los hombros y cuello.

La almohada cervical logra reducir las tensiones del cuello, por lo que es perfecto para  disminuir cualquier dolor o malestar. Además de ello estimula el flujo sanguíneo ayudando a que el cerebro reciba mejor oxigenación.

No lo pienses más, la mejor manera de reducir las molestias y disminuir el dolor es utilizando una almohada cervical. No dejes toda la responsabilidad a tu colchón o a tu posición de dormir. La mayoría de los problemas cervicales se mejoran utilizando la almohada correcta.

Almohada cervical cómo se coloca

  • La forma de colocar la almohada cervical puede variar dependiendo del tipo o modelo de almohada a utilizar. Sin embargo, te hablaremos de la almohada cervical como se coloca de la manera más fácil.
  • Las almohadas cervicales tienen una zona alta y una baja. La zona más baja está diseñada para que repose la cabeza. Mientras que la parte más elevada, tiene que ir colocada justo debajo del cuello, en el área conocida como la nuca. De esta forma la nuca se mantendrá apoyada en la almohada y la cabeza se relajará.
  • Con esto se eliminan las tensiones del cuello porque este descansa muy bien. Pues a diferencia de lo que suele ocurrir con la almohada tradicional, el cuello no se mantiene en el aire, sino que tiene un espacio donde descansar.
  • Por otro lado, los hombros también tienen que estar bien apoyados. En el caso de estos el apoyo está sobre el colchón. Por eso, es importante elegir la almohada perfecta, para que cada parte encaje como una pieza. Y así se pueda lograr alcanzar el descanso deseado.

Almohada cervical cómo se coloca de acuerdo a las posiciones

Las almohadas cervicales son casi todas diferentes. Por eso si tu posición para dormir es boca abajo, tienes que elegir una almohada cervical que te ayude a descansar en esa posición.

Sin embargo, lo ideal es que en la posición que sea, el cuerpo tiene que mantener siempre una correcta alineación. Es decir, la cabeza tiene que estar recta, en medio de los hombros y no inclinada. Ambos hombros a la misma altura y el torso recto.